12 | MAY

Consejos de maquillaje para mujeres con gafas

Las gafas forman parte del look diario de muchas de nosotras, modificando nuestra imagen y nuestra mirada.  Por eso si lo tenemos  en cuenta a la hora de maquillarnos sacaremos el  máximo partido a nuestro  rostro e intensificaremos nuestra mirada.

 

Toma nota de los mejores trucos:

Las gafas destacan las  cejas, por ello debemos mantenerlas siempre bien definidas y arregladas.

 

Las gafas resaltan tu mirada.  Deberemos dar luminosidad y amplitud eliminando los signos de cansancio mediante un  corrector de ojeras  claro o un  iluminador. Unos ojos cansados se notan más con gafas que sin ellas. Si aplicas un toque de iluminador en la zona de la ojera, un toquecito en el lagrimal y otro toque en el arco de la ceja del párpado superior, ¡el cambio es increíble!

 

 

El maquillaje no debe ser recargado.  Menos es más. Las gafas desvían mucha atención sobre tus ojos, así que opta por un maquillaje sencillo de tonos neutros.

 

Puedes  desviar la atención pintando tus labios  con colores más llamativos e intensos (por ejemplo, rojo o fucsia) resaltando una boca femenina y atractiva. O con un gloss o tonos frambuesas para dar un toque más fresco y natural a tu rostro.
Para evitar que las gafas se impregnen de polvos de sombra,  elige texturas en  crema o  mousse.

 

Si la montura de las gafas es de color,  hay que elegir el mismo para las sombras o los tonos que combinen con ella. Si las gafas no tienen montura, entonces podemos maquillarnos igual que si no tuviésemos gafas.

 

 

Según el problema de visión que tengamos, las gafas hacen que los ojos parezcan más grandes o pequeños. Haremos que el maquillaje contrarreste el efecto y luzcamos una mirada intensa y bonita. Cada caso:

 

Miopía:  Con ella los ojos  parecen  más pequeños. Para agrandar los ojos deberemos utilizar sombras claras e intensas con brillo. Delinearemos el contorno del ojo por fuera, pegado a las pestañas superiores e inferiores, y alargaremos un poco la línea al final con un lápiz negro o marrón. Colorearemos el interior de la línea del ojo con lápiz de ojos blanco. Se trata de marcar la mirada sin oscurecerla. Peina, riza y aplica máscara de pestañas, separándolas bien y quitando los grumos.

Y no olvides aplicar corrector de ojeras claro o iluminador, indispensable para todas las mujeres pero en especial para las que usen gafas.

 

Hipermetropía:  Con ella los ojos parecen más grandes. Deberemos  empequeñecer un poco los ojos mediante sombras mate (sin brillo) en colores neutros y suaves, manteniendo una mirada natural. Delinearemos las pestañas superiores con un lápiz del mismo tono que la sombra o iris del ojo. Deberemos evitar  demasiada máscara de pestañas; es muchísimo mejor una sola capa o si no optar por aplicar una máscara transparente (si nuestra densidad de pestaña nos acompaña).

También existe la presbicia, que produce dificultad para ver los objetos cercanos con nitidez, ya que todos tarde o temprano la tendremos.  Se suele  manifestar después de los 45 años. Seguiremos los mismos consejos, que para el caso anterior (la hipermetropía).

Siguiendo estos sencillos truquillos, las gafas no serán impedimento para verte guapa y adorarás que formen parte de tu look diario.

 

 

COMPARTE Y COMENTA EN